Florpedia

Claveles 
Clavel común 
Clavel de China 
Clavel de Poeta 
Cuidados de claveles 
Enfermedades de claveles 
Fotos de claveles 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

Guía completa de los claveles

Guía completa de los clavelesPor la belleza de su forma y vivos colores, el clavel es una de las flores más admiradas y regaladas en el mundo. Oriunda de Europa y Asia con una especie nativa de la región ártica de América del Norte y algunas en el sur de África, el clavel pertenece a la familia de las Cariofiláceas.

Variedades de claveles

Existen tres variedades cuyos nombres científicos son: Dianthus caryophyllus subsp. Coronarius, Dianthus caryophyllus var. Coronarius, y Dianthus caryophyllus subsp. Coronarius.

Entre las especies botánicas y hortícolas de claveles sobresalen las siguientes: el clavel común, el clavel del poeta, el clavel coronado, el clavel de roca y el clavel de China.

Significados de los claveles

El clavel posee gran significación en la península ibérica, al punto de ser la flor nacional de España, y la flor que distingue a la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares. El mayor productor de clavel cortado de Europa es Cádiz y se exportan hacia Alemania, Suiza, Holanda, Suecia, Noruega, Austria y Francia.

Según registra la historia, a finales del siglo XVIII, Vicente Cervantes refiere que los claveles son flores cordiales, sudoríficas y alexiterias, y empleadas contra las fiebres exantemáticas.

En la actualidad, son admiradas las propiedades de los claveles para enfrentar determinados padecimientos. Para regular la presión arterial suele prescribirse  una infusión de claveles blancos con alpiste, endulzada con miel de abeja. De igual forma, estas flores se emplean para aliviar trastornos digestivos, dolor de muelas, anginas de pecho, debilidad del corazón, nervios y tos.

Características de la flor

La forma típica de una planta de clavel es cespitosa, con vástagos de hasta un m. de altura y hojas lineales, angostas, opuestas y envainadoras, más anchas las basales que las caulinares.

Cada tallo forma una flor terminal, que suele ser vistosa, pedunculada en panícula o cima laxa, de bordes más o menos dentados. Los colores más frecuentes son: rojo, rosado, blanco, salmón y amarillo y bicolores.

Es conocido que el clavel silvestre florece durante la primavera y verano. Sin embargo, en condiciones apropiadas de cultivo suele florecer durante casi todo el año.

Clasificación de las flores del clavel

Las flores de los claveles se clasifican en: Extra (longitud superior a 60 cm.), Primera (longitud entre 50 y 60 cm.), Segunda (longitud entre 40 y 50 cm.) y Tercera (longitud inferior a 40 cm.).

El momento de cortar las flores, en caso de desearlo, es cuando el capullo esté totalmente abierto. Si queremos conservarlas, lo recomendable es sumergirlas en una solución de STS, que no es más que un inhibidor de etileno.

Requisitos para su plantación

Para cultivar esta planta se requiere disponer tierra rica en materia orgánica, con buen drenaje. Asimismo, es apropiado evitar los suelos secos, con un ph entre 6,5 y 7. En todos los casos se debe evitar el encharcamiento aunque necesita de riego constante. Posee numerosos requerimientos de nutrientes, por lo cual debe abonarse una vez por semana en primavera y verano; mientras el resto del año es suficiente hacerlo una vez al mes. Precisa de una fertilización completa de nitrógeno, fósforo y potasio.

El clavel fortalece su crecimiento con la luz solar. Por tal motivo, su exposición a los rayos solares es total. Se recomienda una iluminación de 40 mil lux, lo cual incidirá en la rigidez del tallo, el tamaño y número de flores.

La propagación del clavel se realiza por semillas, en primavera, y por esqueje o división de los macollos. Mientras las semillas tardan en germinar entre dos y tres semanas en ambiente cálido; los esquejes se conservan en frío 15 días en el caso de los enraizados, y dos meses los no enraizados. Los esquejes son tomados de plantas madre de 10 cm de longitud.

Plagas y enfermedades

Entre las plagas que afectan a los claveles se encuentran los ácaros: Tetranichus urticae, Tortrix europeo (Cacoecimorpha pronubana) y tortrix surafricana (Epichoristodes acerbella).

Asimismo, son afectados por trips (Frankliniella occidentalis), pulgones (Myzus persicae), minadores (Psedonapomyza dianthicola) y nemátodos (Meloidogyne spp.).

Por su parte, las enfermedades más comunes son: Roya (Uromyces caryophillinus), fusariosis (Fusarium oxysporum f. sp. tfg9i,. c, dfl glmgdianthi), mancha foliar (Pseudomonas andropogonis (Sm.) Stapp.

También se ven afectados por  otros hongos como: Rhizoctonia solani, Alternaria dianthi, Alternaria dianthicola, Botrytis cinerea. Además los afecta el virus del mosaico de las nerviaciones del clavel o Carnation Vein Mottle Potyirus (CVMV).

Igualmente existen pequeñas babosas negras que atacan las raíces y bulbos de la planta.

    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Trabaja con nosotros   •   Contacto